¿Priorizamos una sociedad más justa o el enfrentamiento político? Un ejemplo cultural

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

¿Cuántos de nosotros conocemos el funcionamiento del Instituto Cervantes, su organización, o su labor de promoción de la cultura española fuera de nuestras fronteras? Y por «cultura española» me refiero a todos sus ámbitos. He buscado hace cinco minutos y he encontrado en su seno cursos de enseñanza de castellano, euskera, catalán y gallego en ciudades tan importantes como Frankfurt, Manchester o Viena, así que imagino que habrá muchas más localidades en el extranjero que los ofrezcan. He encontrado una noticia del 2009 sobre que su traductor añadía el euskera, de modo que -cito textualmente- «Ya pueden traducirse las tres lenguas cooficiales de España gracias a esta herramienta»:

https://www.cervantes.es/sobre_instituto_cervantes/prensa/2009/noticias/traductor_euskera.htm

Hablando del euskera, que orgulloso me siento de tener cerca un idioma tan especial por lo poco frecuente que es una lengua de sus características en la actualidad. Además soy del valle del Ebro, por donde circuló desde tiempos inmemoriales este idioma junto a la gente que lo hablaba. Y no me importaría estudiarlo en algún momento, por suerte en mi ciudad -que no está en el País Vasco ni en Navarra- se pueden asistir a cursos sin ningún problema.

El Cervantes asume que nuestra cultura es diversa, lo cual es fantástico, porque diversidad es igual a riqueza. Y para variar en el mundo en el que vivimos, no es una palabra asociada a lo monetario. ¿Cuántos de nosotros sabemos que hace poco en el Congreso de los Diputados se ha homenajeado a esta institución y su labor durante tres décadas?

https://www.meneame.net/m/cultura/congreso-celebra-30-anos-cervantes-ejemplo-colaboracion

Yo reconozco que me he enterado de refilón, y eso que trato de estar al tanto de noticias relacionadas -entre otros- con el ámbito de la cultura. Viendo la noticia de pasada en el canal «24 horas» y luego buscándola específicamente en otros medios de comunicación, me parece un acto bonito en una cámara que por desgracia conoce en otros momentos una polarización y un conflicto bastante bronco:

Diputados de los diferentes grupos parlamentarios, además de Batet, que ha cerrado el acto, han leído extractos de poemas en castellano y en varias de las demás lenguas del Estado, en reconocimiento a la labor del Cervantes en la promoción internacional de todas ellas.

Una lectura que se ha iniciado con la del director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, que ha leído en lugar de un poema el artículo primero de la Constitución tras destacar, en palabras del primer responsable de la institución, Nicolás Sánchez Albornoz, que la tarea que desarrolla es inseparable del «orgullo democrático»
El Cervantes además no solo se ocupa de la cultura proveniente de España, sino de todo el ámbito hispánico. El Fondo de Cultura Económica ha sido, desde México, un elemento de conocimiento académico de primer orden. Img clasificada CC por el blog mexicanosenespana.blogspot.com

Por cierto, ¿cuántos de nosotros sabíamos que el director del Cervantes es Luis García Montero, poeta de modales suaves, algo también muy de agradecer? Esta respuesta he de reconocer que me la sabía, aunque casi me había olvidado por lo poco que aparecen figuras como él -pese a su importancia institucional- en la esfera pública. Sin embargo, estoy casi seguro de que el cien por cien de los que leáis este artículo, sabréis quien es el ex-actor que en una comunidad autónoma está al frente de un departamento cuyo objetivo teórico es promocionar una de las lenguas españolas. Y no me extraña que lo sepáis. Alternando con el canal «24 horas», me he ido varias veces a la «mesa de análisis» de la Sexta. En dos bloques diferentes he oído -para ridiculizarlo básicamente- hablar de ese departamento autonómico. Y en el telediario que ha comenzado seguidamente esa era la segunda o la tercera noticia. Con esto, en mi opinión, se logran diferentes objetivos: identificar un idioma español con una determinada opción política (a la cual, por cierto, esto le viene de perlas para proponerse como paladín de esa manifestación cultural), polarizarnos en función de la lengua de nuestro país en la que hablamos y -tal vez sea lo más grave- no reconocer en todo lo que se merecen la labor de gente que como García Montero y todos los trabajadores del instituto que dirige (en las áreas de cultura castellana, vasca, catalana, gallega, así como en lo referente al patrimonio cultural de todo el país no vinculado al idioma). Y se lo merecen mucho, porque en una expresión que me gusta utilizar los idiomas deben ser puente y no muro. El nacionalismo, tanto el centralista como los periféricos, tienden a buscar lo segundo. Lo necesitan. Hace poco veía la película «Starship Troopers» y en los comentarios su iconoclasta director, Paul Verhoeven, decía que «muchas veces la identidad se busca identificando primero al enemigo». Toda la razón. Hay gente, institutos, organizaciones en todas las regiones españolas que buscan esto. En mi opinión, contra menos publicidad tengan mejor. Luego nos quejamos de que se habla mucho de no sé que sitio. Sin embargo, lugares de encuentro como el Cervantes son silenciados o no hablamos de ellos todo lo que merecen. Por mi parte, todo mi agradecimiento por seguir viendo las lenguas españolas como puente.

Imagen de cabecera bajo Dominio Público. «Acuerdo».

Autor del artículo

Víctor Deckard

Sus Últimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *