Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Del artículo por Francisco A. Estévez en El Imparcial: «En Polonia, a Lem se le consideró durante mucho tiempo un escritor para niños. Solo en la década de 1980, su obra empezó a ser tratada con seriedad. En la Unión Soviética y en Alemania fue tratado con más respeto (…) Lo que realmente preocupaba a Lem en 1961 era el transhumanismo (antes, incluso, de que se acuñara este término; la palabra de Lem era “autoevolución”), la realidad virtual ( “fantasmática”) y las noticias falsas (“bomba megabitowa”) una red global, promovería la estupidez (se extendería más rápido que la sabiduría)» Imagen Wikicommons por Paweł ‘Ausir’ Dembowsk (licencia CC)

  

Comentarios

1 comentario

  • No estoy de acuerdo con la afirmación de la exploración espacial, pero la entrevista es muy completa y aporta datos de interés para comprender a un autor imprescindible de la Ciencia ficción y de la literatura en general (incluye la famosa anécdota con Dick):

    «Y como Dick, efectivamente, tenía serios problemas de salud mental, se obsesionó con la idea de que alguna viciosa institución soviética estaba tratando de hacerle daño (“¿LEM? ¿es eso siquiera un nombre? ¡Se parece más bien a Lenin-Engels-Marx!”)».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS