Del artículo original: «La historia del Anticristo venido a la Tierra en el cuerpo de un niño, le dio a Jerry Goldsmith una nueva oportunidad de experimentación. Los coros en latín que se asociaban a épocas históricas como la Edad Media o a contextos litúrgicos o religiosos, fueron empleados en un ámbito actual y cotidiano como el Londres de los setenta (…) su acierto conceptual abrió el camino a tales sonoridades en el cine de terror demoníaco (…) El director Richard Donner decidió, con buen tino, no mostrar al diablo y dejar que palpitara a través de la música». Imagen destacada por el artículo.

Comentarios

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS