Navidades de 1979. En un hogar de la ciudad inglesa de Gloucester un hombre hojea el libro de cocina (…) Del pastel de milhojas [imagina adaptar] ese mismo formato al tipo de producto que él maneja todos los días: helado (…) en España se encontró con un problema. El nombre que habían elegido y que se aplicaría a la tarta a nivel mundial, Viennetta, aún no les había sido concedido como marca en nuestro país. Su filial española, Frigo, había solicitado en febrero del 82 el uso de «Vienetta» y se había estampado contra un muro burocrático.

Comentarios

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS