Del artículo por Antonio Pérez en latribunadealbacete: «El mote El Empecinado, aunque hoy tenga otro significado, entre determinación y tozudez, venía por el apodo a los nativos de aquel pueblo y el cieno (la pecina) de un arroyo que atravesaba el pueblo (…) El retorno del Rey Fernando VII y la Restauración Absolutista supuso la peor amargura para él, al que el monarca consideraba un liberal. Le quitó todo mando y lo desterró a Valladolid (…) [más tarde] el Rey ratificó su condena a muerte»

Comentarios

1 comentario

  • Cuando Fernando VII trató que Juan Martín Díez «el empecinado» traicionara a sus compañeros y sus principios, este dio una respuesta que es una lección de dignidad política: «Diga usted al rey que si no quería la constitución, que no la hubiera jurado; que el empecinado la juró y jamás cometerá la infamia de faltar a sus juramentos». En Sos del Rey Católico se conserva también una interesante inscripción de un francés durante la Guerra de la Independencia insultando al «empecinado» por su resistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS