Del artículo original: «La basílica de San Vitale en Ravenna se comenzó en el año 526 cuando la ciudad todavía estaba bajo el dominio godo. Después fue construida en el transcurso de los veinte años sucesivos, por tanto durante el reinado del emperador Justiniano y contemporáneamente a la Iglesia de Santa Sofía en Constantinopla (…) es de hecho el único monumento italiano que puede competir, pese a sus dimensiones reducidas, con los grandes monumentos bizantinos por su refinamiento y la preciosidad de la decoración» (ITA) Imagen destacada por el artículo.

Comentarios

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS