Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Del artículo por María Teresa Gallego Urrutia y Carmen Francí Ventosa: «hace veinte años, falleció en Madrid Esther Benítez Eiroa. Dedicó toda su vida a la traducción de literatura (…) también al empeño de que se reconociera al traductor su categoría de autor y a la defensa de sus derechos patrimoniales y laborales (…) profesora en los Estados Unidos y en Dakar, Senegal (…) Tradujo más de un centenar de obras Boccaccio, Maquiavelo… (…) especialmente popular fue la traducción de las aventuras del personaje «El pequeño Nicolás» (…) sentó las bases de las primeras reivindicaciones de los traductores»

Comentarios

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS