Del artículo original en «The Movie Scores»: «La historia de la banda sonora de este clásico del cine mudo es tan apasionante como la propia trama del film dirigido por el neozelandés Rupert Julian (…) El clásico inolvidable del cine mudo, hito indiscutible en la carrera de Lon Chaney, maestro del maquillaje, el “hombre de las mil caras”, será siempre recordado por la rutilante figura de su estrella, y a menos que algún arqueólogo musical se interese en excavar en las catacumbas de la historia, nunca podremos escuchar aquella música original». Imagen de la película de 1925, es de esperar que de Dominio Público.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS