De la entrada en «Antologías sin poesía»: «Nunca, para uno de sus textos, Kafka había ideado una disposición semejante de la página y de la secuencia (…) prevalece la idea de que hubiese planeado publicarlos de acuerdo a como los había distribuido en esas delgadas hojas (…) Una jaula fue en busca de un ave / No permitas que el Mal te haga creer que puedes tener secretos frente a él / Creer en el progreso no significa creer que ya sucedió algún progreso. Ésa no seria fe». Imagen marcada Creative Commons en auladefilosofia.net

Comentarios

1 comentario

  • Un sabio. La asunción de como en gran medida nuestra sociedad se sustenta sobre parámetros absurdos permitiría paradojicamente o -no tanto- comprender mejor nuestro mundo. Cuando Kafka se refugió en un lugar perdido (o el centro del mundo), Zürau, acuciado por la enfermedad pero liberado de las cadenas de las obligaciones establicidas por el mundo moderno, fue feliz (como aparece en las fotos con su hermana Ottla) y nos regaló la sabiduría de sentirnos en el universo junto a todo lo que existe en él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MÁS NOTICIAS