EL NO A “LAS NIÑAS”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

La película más exitosa del cine español en el último año es en realidad una muestra de anticine. Debería ser estudiada pero como arquetipo del aburrimiento supino para contar, en definitiva, nada. Porque, al fin y al cabo, ¿qué se supone que nos quiere transmitir esta obra? ¿que una niña tiene una crisis existencial -por llamarlo de alguna manera- porque su madre es soltera (sin saber el motivo -un misterio a la altura del final de «2001. Una aventura espacial»- bueno, no) y porque va a un cole de monjas que no son especialmente malas? Pues vale, ¿y? El cine se divide en argumentos en los que prima el diálogo en una tradición más directa desde el teatro (por ejemplo uno de los mayores exponentes actuales sería Woody Allen y, si nos vamos más lejos, los trabajos de Mankiewicz con intercambios dialécticos como latigazos) o en los que prima la imagen aprovechando el carácter visual del formato y la primacía, durante muchos años, de la exhibición en las mágicas pantallas gigantes de los cines (Ahora me viene a la cabeza la sobrecogedora El árbol de la vida de Terrence Malick). “Las niñas” no usa ni lo uno ni lo otro, salvo en un enlace potente de la escena inicial con la última y que, aquí sí, permite a los tontos como yo comprender una acertada crítica al baile de máscaras que gobierna la sociedad contemporánea. Pero poco envoltorio para un -además- inexistente contenido. En medio unas chicas que se fuman un cigarro, cogen alguna borrachera y que se lanzan alguna que otra pulla durante hora y media. ¡Que paren las rotativas! En ese sentido atención a la frase que se presenta en algún póster: “un lúcido retrato de una época que definió a las mujeres de hoy”. Pues vale. «Joer», que todo lo que pasa en la peli son cosas más o menos que vivieron todos lo niños del momento, incluido yo sin ser niña. Vale, no tenía madre soltera, pero que es Zaragoza en 1992, no Villarubio del Cascajo en 1946, tampoco hace falta exagerar.

Titulo alternativo: «Las chavalas se fuman un piti». A ver, que no está bien que -sobre todo- menores (pero tampoco adultos) fumen, pero no es como para hacer una peli. A no ser que vaya de lo brutas que han sido las industrias tabacaleras («El dilema», Mann 1999) o de la hipocresía imperante en la sociedad («Gracias por fumar», Reitman 2005) que entonces sí salen cosas guays.

Por lo que respecta a la ambientación de la película en la Zaragoza de los 90 pues ¿qué quieren que les diga? “Ni fu ni fa”, correcta en el sentido de que no te saca de la ¿historia? Pero eso es como escribir bien el nombre en el examen. Para cuatro interiores que salen y un par de exteriores vacíos de gente tampoco hay que esperar que demos las gracias, digo yo. Ah, por supuesto tiene que salir la basílica de El Pilar de fondo, luego que la gente no sabe de esta ciudad nada salvo que está ahí ese mamotreto. Si es que nos lo merecemos. Y Goya a la fotografía también, que no pare el desmadre. Se me olvidaba, suenan “Los niños del Brasil” varias veces. Demasiadas.

En fin, poco más que añadir. Una película que no va de nada y que salvo dos escenas que dan para un corto muy corto, no tiene nada reseñable. Y no me malinterpreten, me gustan todo tipo de historias y de ritmos en las películas. Reconozco que me es difícil comprar el pacto de ficcionalidad en los músicales, pero todos tenemos manías. No me parece esta película insulsa por el ¿género? o por el ritmo, la cuestión es que no es una historia. He escuchado a personas a las que no le gusta decir que es igual de poca cosa que “Verano 1993” de Carla Simón. Para nada de acuerdo, es esta última una película que establece claramente el tablero de juego desde el principio (pequeña a la que la muerte por VIH de sus padres le lleva a una relación problemática con sus tíos y la hija de estos) haciendo gala de una forma de rodar a menores que es de lo más natural y auténtico que he visto en una obra fílmica en mi vida. Una joya cinematográfica que está a años luz de la que me ocupa en esta reseña.

Una familia satisfecha tras ver una buena película

Finalmente, el temita. ¿Ha sido “Las niñas” tan valorada por tener una directora mujer? Ni idea, aunque algo huele a podrido en Dinamarca. Tema pantanoso este, pero para eso estamos en Podcaliptus, para pisar charcos. Indudable es que las mujeres han sido excluidas durante largos años en España no solo del cine, sino de múltiples ámbitos sociales. Hace poco le oí a José Luís Garci citar el ejemplo de la olvidada Ana Mariscal. No creo que sea hoy por hoy el caso, al menos en lo cinematográfico, así que flaco favor se hace a las buenas directoras si se potencian obras mediocres solo porque las dirigen otras mujeres. Y buenas cineastas las hay. Tenemos el ejemplo patrio de Isabel Coixet (recordemos el debate que se estableció en uno de nuestros podcast -en concreto el número 200- a la que encima le dan el premio Goya por una de sus pelis más irregulares, teniendo verdaderas obras maestras en su haber) y el de Kathryn Bigelow en el cine internacional más mainstream. E incluso hay otras que se han adentrado en géneros poco dados al reconocimiento, como hace con éxito Julia Ducuornau en su sanguinolenta película de terror “Crudo”. Poco favor les haremos a estas grandes artistas si hay algo cierto en que se premia a obras insulsas por cuestiones que no tienen que ver con lo fílmico.

Una peliculilla para hacer hambre

Dirección: Pilar Palomero Producción: Inicia Films, BTeam Pictures, TVE, Movistar+, Aragón TV  Guion: Pilar Palomero Música: Juan Carlos Naya Fotografía: Daniela Cajías. Intérpretes: Andrea Fandós, Natalia de Molina, Carlota Gurpegui, Zoe Arnao. Nacionalidad y año: España, 2021. Duración y datos técnicos: 100 min, color. 

Autor del artículo

Víctor Deckard

Sus Últimos artículos

Artículos relacionados

Comentarios

8 comentarios

  • Macue dice:

    Una crítica valiente que pocos se atreven a realizar y que más de uno pensamos. Se aprovecha un tema que está en boga. Se premia más tocar una cuestión que hoy, digamos, “chirría” y, como está peli pasaba por ahí ¡pam!. Si en los 90 había mujeres que se cuestionaban su papel en la sociedad, en los 70 había más mujeres que hicieron mucho más que fumar cigarricos. Volviendo a la peli, el hecho de ser “mejor película en los Goya del 275° del nacimiento de “El Sordo”, demuestra cómo está el cine español en general. Una clara muestra de lo que es el amasijo de subvenciones público-variadas y de raros intereses. El resultado es este.

  • Jorgito dice:

    «Una crítica valiente que pocos se atreven a realizar». Mira las últimas críticas de FilmAffinity, porfa. Supervaliente y superoriginal, sí: tanto como salir con una cacerola y sin mascarilla. En cuanto al autor de este blog, veo varias cosas:
    1.Qué casualidad que alguien maño y calculo que por la foto más o menos de la quinta de Palomero y con dedicación a Zaragoza se pique porque algo así triunfe.
    2.Sacas el tema de que Palomero sea mujer y dices que algo huele a podrido en Dinamarca, pero te cubres las espaldas diciendo que «ellas también son güenas». Me hablas de Carla Simón y de su naturalidad a la hora de dirigir a las protagonistas de Estiu 1993. Más allá de que la de Palomero me parece que funcione mucho mejor en cuanto a acción dramática latente y precisamente en cuanto a naturalidad (no hay en Estiu algo parecido a esa bestia parda llama Andrea Fandós), no te quedas ahí. Me hablas de Bigelow y de Crudo y acabas con un mensaje que rezuma paternalismo. ¿Acaso para hablar de lo poco que te gusta una película de Jaime Rosales me hablarías de lo mucho que te divierte Spielberg?
    3.Entiendo que para una maña de pro sea duro ver el Pilar una vez más y escuchar una vez más lo de «¿Lunes?No. ¿Martes? No…» y toda la matraca, pero a mí como pobre madrileña provinciana me sitúa en un contexto. Igual también es muy mainstream lo de pintar cuadraditos alternos en las hojas de los cuadernos, pero yo conecto con esa chorrada y agradezco cada detalle que hace que esa historia tan concreta de Celia pueda conectar conmigo, habiendo nacido yo más tarde, en otra ciudad, con otro sexo, teniendo hermanos y no siendo hijo de madre soltera.
    4.SPOILER Cierro con el tema de la soltería porque en FilmAffinity sí que cerrabas tú también diciendo que de la soltería no se explica nada…Entiendo que si desde el principio te cabreas y no atiendes a la película no captes las claves que da Palomero. Claves para entenderlo: atiende al apellido de la niña – sin perder de vista que como hija de madre soltera sus apellidos serán los mismos que los de su progenitora- a la relación que tiene la madre con su propia hermana, que tiene que mediar con su madre -la abuela de la cría, vaya-, pregúntate por qué hay ese mal rollo que se ve además cuando llegan al pueblo y por qué no hay un padre de familia en esa escena y por último mira la lápida que miran ellas -las fechas y el apellido del difunto-. Creo que el misterio es más que entendible y que algo así no se explicite entre los personajes también. Y además me gusta la forma en que lo hace Palomero, porque sugerir me resulta más interesante que que me lo den todo machacadito.
    Siento de verdad que muchos no la disfrutéis, pero de verdad… Si la hubierais visto antes de premiarla, ¿la valoraríais igual?
    Y Zaragoza es muy bonita, no creo que pase nada por mostrarla en tres secuencias de na, que ni que hubiera hecho un spot

    • Hola, gracias por visitarnos y comentar.
      1. De Zaragoza y de la edad de Palomero. Sospechoso, aunque sea la peli que toda la crítica pone por las nubes y haya ganado un Goya sin merecerlo -en mi opinión-. Aham, ahora estoy escribiendo una crítica de «Tenet», que es otro de los eventos fílmicos del año y que en mi opinión también es malísima. Será también porque soy de Zaragoza y todos odiamos a Nolan por estos lares.
      2. La obra de Simón está años luz de la de Palomero. Desde mi perspectiva porque hay trama. En la de Palomero de lo poco bueno que hay ciertamente es la actuación, bien por las actrices -habría que haber recogido mejor el sonido creo yo-, pero es un esfuerzo inútil al no haber un mensaje ni muy potente ni poco. Ninguno. ¿Paternalismo? ¿y tú me lo preguntas? Yo creo -puedo estar equivocado- que es más paternalismo el que si alguien critica la obra de una mujer, salga con eso. La tesis es que si se premian obras mediocres se perderán películas mejores, incluidas aquellas de mujeres que no estén en tramas tan «guays» como «Las niñas» («Crudo»). Igualdad será que se valore una obra por lo que es y no por quien la dirige. Sí, algo huele a podrido, pero serán imaginaciones mías. Hablando de Spielberg, es un metepatas con sus finales que son la definición exacta de «Deus ex machina». ¿Estaré siendo paternalista con él?
      3. Menuda ambientación. Cuatro interiores y en dos exteriores uno El Pilar. No se contextualiza nada. Zaragoza ni en el 92 ni ahora es ese edificio.
      4. Las películas, pese al intento de algunos directores «modernetes» no son una «escape room» (ahora estoy pensando en Nolan precisamente). Te pueden llegar por el guion clásico aristotélico o por un abandono a percepciones subjetivas pero conducentes a algo («El año pasado en Marienbad», o gran parte de la obra de Lynch). Yo en una peli no me tengo que fijar los detalles para entender no se qué secreto, porque si no el director está fallando en el mensaje. Uno de los ejemplos arquetípicos es la última parte de «IA» de Spielberg. Pobrecito que me meto mucho con él.
      5. Te ha gustado la peli. Me alegro, porque ese rato aburridísimo después de saber «lo buena que es» por la industria establecida, a mi no me lo devuelve nadie.

      • Jorgito dice:

        1.Precisamente la criticas porque la han premiado y tú siendo de Zaragoza y de la edad que refleja aún no la habías visto. Y como no puedes poner en duda tu cinefilia pues dices que si no la habías visto era en realidad porque la peli no está a tu altura y punto. No es ninguna posición valiente. Se le llama iconoclastia y orgullo como un templo y es una conducta cada vez más masiva.
        2.A Carla Simón le favorece con tu crítica que no se llevó el Goya y que no es de Zaragoza porque si no, ya te jodería que otra mujer triunfara donde tú quizás has fracasado. Por cierto, cuando vi Estiu 1993 lo único que sentí es que habían metido El espíritu de la colmena y Cría cuervos. De la de Erice tiene una reminiscencia; de la de Saura una escena CALCADA. Lo que pasa es que dijo autobiográfica y ya eso es carta blanca y a Palomero le llueven piedras por reconocer que no es su historia tal cual, sino una ficción creada por retales de historias de una y de otra.
        3.Antes Palomero era machacona con Los niños del Brasil; ahora no ambienta ni contextualiza. No, claro, pone esa porque el último disco de Shakira no lo tenía a mano, no te jode…
        4.El guión de Palomero es sugerente pero no es enrevesado. Lo único que exige al espectador es que se atienda a lo que pasa mirando y escuchando -no hace falta un máster en física- en lugar de mirar el reloj o el móvil desde el primer momento y desarrollar argumentos poderosos y tan personalizados como «me aburro», «¿falta mucho?»o»tengo pis». Y eso es cosa tuya, no de Palomero. Nadie te tiene por qué dar todo machacadito porque tú no quieras escuchar.
        En cuanto a alguien que cree que tiene que explicar qué es una opera prima, pues qué voy a decir yo, que enhorabuena por saber qué es «litigante».
        La peli aburre a quien no escucha. Yo no me aburrí en absoluto.

        • Bueno, ya sabes lo que me «jodería» a mi o no, los motivos, y que si a alguien no le gusta esta película es porque «no quiere escuchar». También está claro que soy muy orgulloso.
          Vale, hablando de la película, poco más puedo añadir. Si tiramos por el costumbrismo me quedo sin lugar a dudas con obras de autores como Rossellini, que creo que me cuentan algo sin tener que parar la cinta para apuntar pistas.
          De Erice y Saura no controlo mucho, por desgracia aunque algo he visto, a ver si me pongo más a ello. Y al respecto para ti Simón es una plagiadora, yo no tengo datos para afirmar eso. Solo se que «Verano 1993» me dejó, al contrario que «Las niñas», un muy buen sabor de boca. No obstante ha quedado claro que es porque soy un maño envidioso y porque no me gusta que me pongan varias veces la cancioncica de «Los niños del Brasil» XD
          Enhorabuena a Palomero, ha hecho la peli que ha querido y le han dado el máximo premio del cine español, fotografía incluida. Poca historia o ambientación yo creo hay aquí para eso, pero si lo dices -con lo que yo estimo son argumentos- eres un ególatra envidioso paternalista. Pues poco más que señalar, me alegro sinceramente de que te parezca buena, he intentado que hubiera una crítica positiva para ver las dos vertientes (no había encontrado a nadie que le gustara) pero con tu postura queda reflejada la posición de alguien a quien esta obra le parece brillante. Muy bien 🙂

    • Macue dice:

      Sabía yo que esto se pondría animadísimo. Se podrá decir lo que se quiera y que esté «valorada» con premios de exquisitos jurados, pero una peli es algo tan simple como la sensación que te deja: y es aburridísima. No hay una historia con fuerza, sino un tema recurrente y litigante. Tampoco hay una trama mínimamente consistente y el reparto…… Y las actuaciones… Y la dicción/vocalización se limita a un susurro inaudible. De esas carencias el/la culpable siembre la dirección de la obra. Creo que lo mejor de la peli es que es la «opera prima» de Palomero. Prima: «la primera». Con lo cual esperemos que a partir de hora todo vaya a mejor, aunque el listón, los de la Academia, se lo han puesto muy alto con tanto inmerecido y extraño reconocimiento. No obstante, mucha suerte Palomero.

  • Jorgito dice:

    Yo no he dicho que Simón sea una plagiadora: he dicho que hay una escena que es un calco. Si no puedes rebatirlo porque no has visto el referente ok, pero tergiversar citas es feo.
    Y argumentos…¿Qué argumentos has dado más allá de «no me pongas dos veces a Los niños del Brasil»,»me harta la Pilarica» «arquetipo de aburrimiento supino» y «las niñas fuman»? ¿Eso son argumentos? ¿En serio? Estabas predispuesto en contra y has hecho una crítica en contra. Punto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *